TV/Televisión

600 rótulos llenos de ironía: así se hizo el ‘Cachitos’ de Nochevieja

0

Hablamos con los autores del programa especial con el que La 2 dio la bienvenida a 2019

Bertín Osborne sobre el escenario cantando una particular versión de New York, New York, tema popularizado por Frank Sinatra. Tras unos segundos, un rótulo breve y conciso: “La Vox”. Es uno de los letreros más celebrados y comentados del programa especial de Nochevieja de Cachitos de hierro y cromo que emitió La 2 para dar la bienvenida a 2019. Y también sirve para hacerse una idea del tono fiestero e irónico que luce un espacio que se ha convertido en la más destacada contraoferta de la Nochevieja televisiva y, desde luego, la más comentada en las redes sociales. Este año, 923.000 espectadores (6,8%) siguieron el programa especial dividido en dos partes, una gala grabada para la ocasión y que se emitió antes de las campanadas y, tras las uvas, tres horas de vídeos cortos con actuaciones procedentes del archivo de RTVE. Y sus ya famosos letreros.

Antonio Vicente y Pablo González Batista son los responsables de esos agudos comentarios que acompañaban a las imágenes. En solo nueve días parieron los más de 600 rótulos (o chyrons, como los llaman en el programa) que hicieron reír o pensar a los espectadores, además de escribir el guion de la gala previa. En realidad, escribieron unos 1.000 textos cortos para dejar la selección en dos, de media, por fragmento. “Lo hicimos básicamente en dos fines de semana y las tardes de la semana en medio”, cuenta Antonio Vicente a EL PAÍS. “Nos juntábamos por la mañana, pedíamos churros a Deliveroo y el mismo señor que nos traía los churros nos traía la comida y la cena, fue casi uno más del equipo. Poníamos la tele con los vídeos e íbamos apuntando lo que se nos ocurría”, cuenta Vicente, guionista de Cachitos y que también trabaja en Hoy empieza todo, programa de Radio 3.

“Hacemos lo que, en el fondo, hace el espectador en su casa: verlo, pensar y a veces tuitear lo que piensas, y leer el rótulo”, dice Pablo González Batista, quien, además de trabajar en el programa de La 2, es subdirector de Hoy por hoy en la Cadena SER. Ese es el “juego de espejos” que más le gusta a Antonio Vicente, tratar de adelantarse a lo que el telespectador va a pensar al ver el vídeo. “Jugamos a escribir lo que creemos que todos pensamos, o lo que nos gustaría haber pensado pero en ese momento no se nos ha ocurrido”, corrobora González. “Nosotros tenemos tiempo para verlo varias veces y que se nos ocurra, no somos tan ingeniosos como para que se nos ocurra todo en tiempo real”, añade.

Según avanzaba la noche, los comentarios iban volviéndose más ácidos. Aparecen Enrique y Ana cantando Super disco chino y el rótulo “ya no se hace racismo como el de antes”. Franco Battiato es “el Franco bueno”. Otros hilan más fino: “hay jotas que sí se entienden, no como al de los Planetas”. “Los rótulos empiezan como tuits y, según va evolucionando la noche, se convierten en los whatsapps de un colega que te dice vaya pinta tiene ese tío. Cada vez con más cercanía con el público”, resume Vicente de un espacio con el que buscan “acompañar la borrachera nocheviejera” de los espectadores.

“Tenemos libertad total a la hora de escribir los rótulos”, asegura Vicente, que, como su compañero, defiende tratar al espectador como una persona inteligente. “En Nochevieja intentamos hacer rótulos un poco más difíciles de lo normal. Si no los entiende todo el mundo, también está bien”, defiende el guionista, que el año pasado escribió en solitario todos los rótulos del especial de Nochevieja de Cachitos.

Arantxa Soroa, directora del programa, ejerce como vigilante, supervisora y editora del guion. ¿No tienen miedo a ofender a alguien con los rótulos? “Yo odio la corrección política y hemos apostado en el programa por no ser políticamente correctos, es uno de los grandes males de nuestros días. Quizá haya gente a la que le pueda molestar o no tener el mismo sentido del humor que nosotros, pero es lo que hay, no nos censuramos”, responde.

Para Soroa, parte del éxito de este espacio, convertido en pocos años en un imprescindible de la Nochevieja televisiva, está en la ausencia de oferta en otros canales. También destaca la diversión por la que apuestan, “el punto nostálgico y de evocación de los vídeos y que es un programa muy familiar, dirigido a todos los públicos”. De la repercusión que han logrado, González destaca la conclusión de que “todos hablamos el mismo idioma aunque nos empeñemos en que no se nos note. Todos tenemos sentido del humor y estamos necesitados de él. La música es un lenguaje universal”. “Es un programa que ha gustado a Rufián y al director de Opinión de El Mundo, polos opuestos”, destaca, sorprendido, Vicente. El humor y la música que unen para celebrar un año más.

Iceta dice que está “muy en contra” del acuerdo de PP y C’s en Andalucía: “Alimentan a VOX”

Previous article

Netflix censura en Arabia Saudí un programa crítico con el príncipe heredero

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *