Salud

Algunas bacterias del intestino podrían influir en la salud mental

0

Un reciente estudio ha descubierto que la composición de la microbiota intestinal puede estar asociada a algunas enfermedades psiquiátricas

El cuerpo humano es un ecosistema. En él habitan billones de organismos y microorganismos que se organizan de forma parecida -aunque mucho más organizada- que los gremios. Es decir, así como los carpinteros hacen muebles, los fontaneros arreglan tuberías o los electricistas instalan sistemas de iluminación; la microbiota –población de microorganismos que residen en un entorno determinado- se organiza en distintos grupos (microbiota oral, cutánea, vaginal…) que desarrollan funciones específicas.

Un estudio liderado por Jeroen Raes, del Instituto Flamenco para la Biotecnología, y publicado este lunes en la revista Nature Microbiology, ha descubierto una posible asociación entre el equilibrio mental y la carencia de unos tipos de bacterias en el intestino. Se trata de un trabajo descriptivo que no muestra una relación causa y efecto entre ambos factores, pues Raes advierte que la comprensión de los lazos entre el intestino y el cerebro humano está en su etapa inicial.

Para la investigación, los autores recogieron información de las heces de una muestra de 1.054 individuos que participan en el Proyecto Flamenco de la Flora Intestinal, y los resultados pusieron de manifiesto que existía una relación estadística entre el número de ciertas bacterias en el intestino y el nivel de bienestar y salud mental. Así, los resultados obtenidos demostraron que las personas deprimidas, incluidas aquellas bajo tratamiento con antidepresivos, tenían menos bacterias de las familias Coprococcus y Dialister en su microbiota intestinal.

Estas bacterias son conocidas por tener propiedades antiinflamatorias, pero «también sabemos que la inflamación del tejido nervioso desempeña un papel importante en la depresión, por lo que nuestra hipótesis es que los dos están relacionados de una forma u otra», explica Raes.

Otras líneas de investigación

Cabe destacar que, anteriormente, diversos estudios ya habían sugerido la existencia de una relación entre las bacterias contenidas en la microbiota intestinal y una amplia gama de trastornos y enfermedades neurológicas y psiquiátricas. El equipo de Raes, concretamente, lleva tres años profundizando en este aspecto. En trabajos anteriores, comprobó la influencia de algunos alimentos como el yogur, el vino o el café, en los ecosistemas bacterianos del intestino humano. Así, las personas que consumían estos productos frecuentemente tenían más variedad de bacterias en este órgano.

Otra línea de investigación que se está llevando a cabo ha encontrado ciertas conexiones entre las enfermedades del corazón o el cáncer y la presencia o ausencia de algunas bacterias en la microbiota intestinal; mientras que otros trabajos han detectado que la enfermedad de Párkinson está relacionada con un mayor tiempo de tránsito intestinal.

«La idea de que las sustancias derivadas del metabolismo de los microbios pueden interactuar con nuestro cerebro, y por lo tanto con nuestro comportamiento y sentimientos, es intrigante», dice el científico. Hasta ahora, la mayoría de los estudios realizados en ratones o en una pequeña cantidad de personas habían obtenido resultados contradictorios, por lo tanto, investigaciones como estas podrían abrir la puerta a nuevos tratamientos. «Creo que utilizar mezclas de bacterias como tratamiento es un camino a seguir«, añade Res convencido.

Los invitados de Trump al Estado de la Unión: expresos, exdrogadictos y víctimas de inmigrantes

Previous article

Los ingresos por caídas casuales superan a los de accidentes de tráfico en el Hospital Nacional de Parapléjicos

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Salud