Internacional/Mundo

Ataques aislados y escasa participación en la séptima semana de protestas de los “chalecos amarillos”

0

Coches en llamas enfrente del diario Le Parisien.

La séptima jornada de protestas del movimiento de los llamados “chalecos amarillos” en Francia mostró este sábado una caída notable en el número de participantes, lo que para muchos se trata únicamente de una tregua navideña antes de una nueva oleada de protestas en las primeras semanas del año.

En París, los comercios situados en la zona de los Campos Elíseos volvieron a abrir normalmente pese a la presencia de cientos de manifestantes rodeados por antidisturbios. Pequeños grupos de personas se dirigieron a primera hora de la tarde a la sede de la cadena BFMTV, en el sur de la capital, a la que los “chalecos amarillos” acusan de divulgar noticias falsas sobre el movimiento y califican de colaboracionistas del Gobierno del presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Allí se vivieron momentos de tensión cuando los manifestantes arrojaron proyectiles contra la fachada de la televisión y las fuerzas del orden que respondieron con gases lacrimógenos, lo que dispersó rápidamente al grupo. Por otra parte, varios automóviles que estaban estacionados enfrente de la redacción del diario Le Parisien fueron incendiados. No obstante, la Policía maneja el incidente como un hecho aislado y no relacionado con las protestas a la espera de que se esclarezca el suceso.

Según fuentes policiales citadas por France Télévisions, que no dio datos sobre la participación del total de la jornada, 12.000 personas se manifestaron en toda Francia a primera hora de la tarde, lo que sugiere un declive con respecto a las semanas anteriores: 39.000 manifestantes acudieron a las movilizaciones el pasado sábado, frente a los 66.000 de la semana anterior y los 282.000 de la primera jornada, el 17 de noviembre.

En París, la Prefectura de Policía cifró en 800 los participantes en las protestas y 57 las personas detenidas. Además, no se registraron heridos ni desperfectos en la ciudad. Para mantener el orden, 4.100 antidisturbios fueron desplegados este sábado en toda Francia frente a los 10.500 agentes de hace tres semanas.

Concentraciones en el resto del país

La respuesta policial se concentró en las capitales de provincia, como Marsella, Burdeos, Lyon y Toulouse. En Marsella (sureste), un millar de personas asistió a las protestas en el centro de la ciudad, frente al Arco de Triunfo, donde reclamaban una forma de gobierno más participativa con la instauración del referéndum de iniciativa ciudadana.

En líneas generales, los manifestantes consideran miserables los anuncios del Gobierno tras varios sábados de fuertes movilizaciones (un aumento del salario mínimo y otros reajustes a favor del poder adquisitivo) y reclaman concesiones más profundas.

En la ciudad de Amiens (norte), donde toda manifestación ha sido prohibida por la Prefectura (delegación del Gobierno) hasta el próximo 2 de enero, una decena de personas fueron detenidas a primera hora por llevar objetos que podían ser utilizados como armas, según esa institución.

También se registraron incidentes en otras ciudades del interior como Rouen (noroeste), donde un grupo de manifestantes prendió fuego a la puerta del Banco de Francia, y en Burdeos, con más de 2.000 manifestantes según la Prefectura.

“Los ‘chalecos amarillos’ se movilizarán de nuevo la noche de Año Nuevo en todo el país. No serán necesariamente bloqueos: muchos celebrarán juntos para mostrar que la movilización no va a apagarse con la entrada del año”, defendió en el diario Le Figaro uno de los rostros más notables del movimiento, Benjamin Cauchy.

Ante el debilitamiento, la actuación de los participantes es más “imprevisible”, según declaró en “Le Figaro” una fuente de ministerio del Interior, que reconoció que la relación entre “chalecos amarillos” y policías sigue tensándose.

Macron, de vacaciones

Entre tanto, el presidente de Francia se dejó ver este fin de semana en su destino vacacional, la exclusiva ciudad costera de Saint-Tropez. Una decisión cuestionada por los que se adscriben al movimiento crítico y se refieren a Macron como “el presidente de los ricos” y denunciada también por la oposición que no dudó en criticarlo.

“La pareja neoreal está de vacaciones entre los suyos, entre este jet-set rutilante que recibe la lluvia financiera de Macron y que no ha dejado ni una gota sobre los que no son nada”, escribió en Twitter Jean Messiha, miembro de la ultraderechista Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional).

El jefe del Estado regresará a la capital mañana, domingo y el lunes pronunciará el tradicional discurso nacional de fin de año, donde se espera que no falte una referencia a la agitación causada por los “chalecos amarillos”.

12 muertos tras una violenta jornada electoral en Bangladesh

Previous article

Un ciberataque a varios periódicos estadounidenses causa problemas de distribución en la costa oeste

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *